Guardar silencio y caminar.

GUARDAR SILENCIO Y CAMINAR

Quiero compartir con los socios esta entrevista por su contenido aunque he de confesar que no he leído el libro de referencia.

Me parece muy acertada la conexión del caminar, el silencio y la meditación, la toma de conciencia del propio cuerpo y el caminar desprovisto de cualquier rasgo de utilitarismo, con una intención decidida de contemplación, hacia dentro y hacia fuera.

En estos tiempos que corren de estrés, ruido y ansiedades, la naturaleza debería el medio más idóneo para desprenderse de ello. Bien es verdad, que acudimos a caminar asociados, en grupo, lo que implica que nos gusta y necesitamos socializar.

Está claro que es un valor a tener en cuenta, pero yo reivindico que la socialización puede ser sosegada, mansa y respetuosa, sin griterío, sin estrépitos que espanten todo bicho viviente.  Quizás sea demasiado exigente y se me sugiera que me vaya sola a caminar pero  me temo que no soy la única persona de SENDA que le gusta solazarse y de vez en cuando contemplar la montaña y aspirar a escuchar algún trino.  Creo firmemente que es compatible, ir en grupo y disfrutar de la tranquilidad.

GUARDAR SILENCIO Y CAMINAR

María Lourdes Clarisa

n/a